Mente

Cómo reconocer que somos luz y sombra

como-reconocer-tu-luz-y-tu-sombra

Todos tenemos nuestra luz y nuestra sombra. Culturalmente nos han enseñado a rechazar nuestra sombra, a rechazar esta parte inaceptable de nosotros mismos, por temor a estar solos. Así como nos han enseñado a rechazar nuestra sombra, también nos han enseñado a rechazar las crisis, todo aquello que nos saca de nuestra zona de confort. Queremos que las cosas sean una línea recta, pero que crees, la vida no se desenvuelve así, la vida es subidas, bajadas, marchas y contramarchas.

Cuando un niño llora, lo primero que le decimos es, no lo hagas. Siempre buscamos levantar el ánimo negando una parte muy importante, que es, sentir nuestras emociones. El tema es que vamos creciendo con esta noción de rechazar la envidia, la tristeza, el dolor, todas estas emociones negativas, llega el momento en que nos hacemos conscientes de ellas pero no sabemos cómo manejarlas y revientan de alguna manera.  La forma en que revientan es a través de crisis personales, matrimonios que se deshacen en mil pedazos, por ejemplo, cuando te casas no sólo traes tus ilusiones y anhelos, también llevas frustraciones y sentimientos de carencia, entrando en una relación para completarte, sin darte cuenta que ya estás completo desde antes.

Todos nosotros, como seres humanos, tenemos una parte clara y una obscura, a esto último se le llama la sombra, ella va con nosotros a todas partes. Carl Jung estudió mucho sobre este tema, él era discípulo de Sigmund Freud, básicamente lo que nos dice es que abracemos a nuestra sombra, abrazar nuestra parte obscura, puesto que es parte de nosotros.  Lo importante de esto es darnos cuenta de que las personas que están a nuestro alrededor funcionan como espejos, cuyos reflejos nos muestran lo que rechazamos en nosotros mismos. Si te cae mal alguien es porque refleja algo de ti que no te gusta.

En términos más simples, la envidia, todos envidiamos porque no tiene nada que ver con el otro; el otro es solamente un reflejo de las cosas que no hemos logrado alcanzar en nuestra vida.  Entonces la otra persona se convierte en ese espejo que me devuelve la imagen de lo que yo no soy capaz de lograr o no he logrado aún. Lo que te molesta y te frustra es la imagen que te devuelve el espejo, no tiene que ver con cómo es la otra persona, sólo se convierte en un instrumento para que lo veas.

¿Cómo abrazar nuestra sombra?

Lo primero es reconocer que todos la tenemos. Hay personas que tienen una espiritualidad muy elevada, por lo tanto su sombra también es muy elevada. Cuanto más luz, más obscuridad.

Por ejemplo, la oveja negra de la familia, esta persona es la que representa para los demás familiares su parte negada, es decir, ponemos nuestra sombra en alguien y esta persona es la depositaria de todo lo malo que no vemos en nosotros.  En un salón de clase el niño que va a sufrir de bullying será el que es diferente a los demás, así que siempre depositaremos en alguien más aquello que negamos.

Los sentimientos cualesquiera que sean están hechos para sentirse, porque no podemos conocer la alegría si no conocemos la tristeza, no podemos conocer la bondad o generosidad si no conocemos el desprecio, necesitamos ampliar nuestro rango y permitirnos sentir lo que estamos sintiendo. Muchas personas buscamos la música, el trabajo, el alcohol, las drogas para adormecer lo que sentimos, la invitación es, siente completamente. Conócete a ti mismo, eres capaz de las labores más bondadosas y altruistas, pero también de los actos más mezquinos.

Hay un cuento famoso del Lobo de Gubbio que se desarrolla en Italia, en una ciudad muy próspera y armoniosa. De un momento a otro aparece un lobo, asechando a toda la comunidad, todos los habitantes comienzan a asustarse, a cerrar temprano sus negocios porque tenían mucho miedo porque no sabían en que momento el lobo iba a atacar.  Esto provocó la decaída de la ciudad, entonces, le piden ayuda a Francisco de Asís, una persona que tenía fama de hablar con los animales.  Una noche Francisco se mete al bosque y regresa a la mañana siguiente para decirles que es lo que tenían que hacer. Las instrucciones era que pusieran una pata de cordero en la noche en un lugar determinado para que el lobo venga y se la coma, saciando así su hambre y no atacará a nadie más. Entonces aparece esta frase: “Dale de comer a tu lobo”, porque si lo niegas va a atacar y por la parte menos esperada.

En México hay una frase que se usa mucho “calladita te ves más bonita”, es no digas lo que sientas, no te expreses, desde este momento estamos ocultando emociones y nos estamos viendo como niños, niñas bien portadas para poder ser aceptados.

Uno de los miedos o castigos más grandes del ser humano es el ostracismo, en la Grecia antigua era el castigo más grande que se le podía dar a una persona, cuando alguien delinquía era expulsarlo de la sociedad, aislarlo y que nunca pudiera regresar. Hoy en día lo hacemos a través de las cárceles, entonces surge la pregunta ¿Cuántos de nosotros estamos encarcelados en nuestra propia sombra por temor a sentir?

No solamente es reconocer las emociones, es no evadirlas, enfrentarlas. Todos nos merecemos diariamente una buena hora de víctima, si alguien te dejo, escucha una melodía que te recuerda a ella, llora, anímate a hacerlo y te prometo algo, cuando comiences a hacer todo este numerito, a la media hora te preguntarás ¿qué estoy haciendo?  Porque la emoción se va, cuando te animas a sentirla y sobre todo a vivirla, desparece. Pero como no queremos vivenciarla lo vamos resistiendo y recuerda que “lo que resiste, persiste”, todo por no animarte a vivirlo. Sentir nos hace ser seres humanos completos, tanto lo positivo, como lo negativo.

Todas las emociones, cuales quiera que sean, tienen una sabiduría, cumplen una función, la cual es quitarte esa olla de presión, liberarte y así poder abrazar otras para siempre aprender.

Tú eres responsable por tu vida, deja de hacer responsable a los demás por tu felicidad o infelicidad. Responsabilidad no es culpa, no es peso, no es carga, es una habilidad para reaccionar. Saber que los resultados que tienes son una posibilidad para que a partir de ahí crees algo.  Tú eres el capitán de tu barco, si hay alguien contigo fabuloso, si no lo hay también siéntete bien.

 

Enlace50

Una comunidad que celebra la plenitud y te enlaza con lo importante: salud, educación, trabajo, amigos, viajes, bienestar.

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Publicidad

Publicidad

Síguenos en: