Trabajo

Emprender después de los 50

emprender

El primer paso es:
borra de tu mente la frase: “yo ya no estoy para eso”.

El término de la vida laboral no debe ser en ningún caso el paso a una vida pasiva y sin proyección.

A lo largo de nuestras vidas hacemos planes y propósitos.

Como seres humanos pensamos que existe un tiempo para cada cosa: un tiempo para estudiar, un tiempo para formar una familia, un tiempo para desarrollar una carrera, un tiempo para trabajar y uno para descansar y un tiempo para emprender. Sin embargo, este orden -que para algunos es lógico- produce frenos que nos auto imponemos y que en ocasiones nos impiden mirar el futuro con un enfoque de logro.

El emprendimiento es una de las acciones que con mayor frecuencia la asociamos a las edades tempranas o medias de la vida, dejando a la etapa de la adultez mayor relegada a vivir de lo que la persona logró producir en sus etapas anteriores: frases como “ya no estoy en edad para eso” confirman este planteamiento.

Mantener este paradigma implica desperdiciar el conocimiento y la sabiduría de quienes estamos en condiciones de dar cuenta de la teoría a través de nuestra propia experiencia.

El espíritu emprendedor es el que mueve a una persona que aprende de sus errores y sigue intentando hasta lograr consumar una idea o sueño en una realidad.

Un emprendedor irradia energía y contagia la ilusión de cada día para lograr metas y generar compromiso con quienes lo rodean, desempeñándose como líder en cualquier situación.

Es curioso, pero el concepto de emprendimiento no forma parte del diccionario de la real academia española, se trata sólo del efecto de emprender, un verbo que hace referencia a llevar a adelante una obra o negocio. El emprendimiento suele ser un proyecto que se desarrolla con esfuerzo y haciendo frente a diversas dificultades, con la resolución de llegar a un determinado punto.

Muchas personas se jubilan a los 60 ó 65 años y no saben qué hacer pues un porcentaje importante de ellos están completamente vigentes y no sabe en qué ocupar sus energías, lo que podría llegar a producir depresiones y estrés.

Ahora, pareciera ser que el emprendimiento en el adulto mayor en esta etapa de la vida adquiere algunas particularidades.

Al llegar a esa edad no necesariamente debemos continuar en el rubro en el que trabajamos toda nuestra vida. Entonces se hace necesario una reinventarnos, reorientarnos, utilizando las herramientas personales que logramos desarrollar.

Lo importante es mantenernos activos, inquietos, con los ojos bien abiertos de en qué podemos innovar, qué negocio podemos iniciar y lanzarnos sin miedo. Recuperar el arrojo de la juventud nos llenará de energía.

Y otro punto importante: más allá de tenerle miedo a las tecnologías de la información, los emprendedores mayores debemos verlas como una herramienta que nos facilita el acceso y operación del negocio desde el hogar, hacer transacciones, entablar relaciones con clientes y proveedores y administrar el negocio de manera fácil. De ahí la importancia de capacitarnos, de seguir aprendiendo. Conocer y poner la tecnología a nuestro servicio es mucho más sencillo de lo que parece. Hay cursos de actualización por todos lados.

Pensemos estas preguntas que nos ayudarán a decidir por dónde empezar.

  • ¿Qué sé hacer bien?
  • ¿Qué me gusta hacer?
  • ¿Tengo algún hobbie que me permita hacer algo para vender?
  • ¿Lo que sé hacer requiere la ayuda de otros para completar el proceso?
  • ¿Conozco gente que pueda ayudar o pueda complementarme?
  • ¿Qué falta en mi colonia? ¿Puedo hacerlo? ¿Puedo traerlo de otro lado?
  • ¿De qué se quejan mis amigos, mis vecinos, la gente que conozco? ¿Qué necesitan? ¿Puedo hacerlo yo?

Sí se puede. Iniciar un negocio, desarrollar una idea, cumplir un sueño, sí es posible. El camino es difícil, como para cualquier emprendedor, pero las ganas y la experiencia de vida son más cuando un adulto mayor toma la decisión de emprender, coinciden expertos.

¿Qué esperas? Recuerda que nunca serás tan joven como hoy.

Concha León Portilla

Concha León Portilla

Hace 7 años empecé a trabajar en el tema de cómo vivir al máximo después de los 50.
Tengo muy claro que urge romper paradigmas respecto a los adultos mayores en nuestro país y que vamos a lograrlo con educación, solidaridad y compromiso. Será un ganar- ganar.

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Publicidad

Publicidad

Síguenos en: