Cuerpo

Lo ganado y lo perdido con la vejez

lo-ganado-y-lo-perdido

El objetivo de este tema es contribuir a que quienes rodean a los ancianos, sean familiares o cuidadores, puedan acompañarlos en el proceso de aceptar las pérdidas, y en ese sentido se conviertan en sanadores, tanto de aquellos como de ellos mismos. Pugnar porque los ancianos conserven su autonomía como personas y su lugar dentro de la comunidad a la que pertenecen.

Hay un término llamado el viejismo, el cual se refiere a los prejuicios que tenemos del envejecimiento. Estos los construimos en la madurez, las personas de 40 y tantos años imaginamos como es el envejecimiento, diciendo: “es espantoso, es deterioro, etc.”. Pero pocas veces le preguntamos al viejo, ¿qué es ser viejo?

El envejecimiento debe prepararse generaciones antes, ni siquiera años antes. Nos aferramos a la vida, a la juventud, “lo viejo ya no sirve” y a fin de año tiramos las cosas viejas. Esto hace una similitud terriblemente cruel hacia el concepto que tenemos de “viejo”, es verdad que la vejez son pérdidas, hay cambios físicos, rechazo por la sociedad, etc. ¿Te suena familiar, te recuerda a alguna etapa de tu vida? Por supuesto que sí, es la adolescencia.  Imagínate, que interesante sería unir a los abuelos con los adolescentes, porque sin que lo sepan, hablan el mismo idioma porque tienen una igualdad en ciertos procesos, grandes cambios, pérdidas. Lo diferente es que la adolescencia se toma como un inicio de vida y en la vejez como un término de ella. La realidad es que a todo lo malo se le puede ver ciertas ventajas, es cuestión de actitud. En cuestión orgánica, es verdad, hay un deterioro, pero espiritualmente, intelectualmente, el crecimiento puede ser brutal. Cuando llegas a los 50 años, no me dejarás mentir, es un privilegio decir esto “sí” esto “no”, el cuerpo se hace lento pero la mente se hace pausada, verás las cosas desde una perspectiva mucho más objetiva. Por los años de experiencia verás los problemas y los podrás esquivar.

La primera gran pérdida social que tenemos es la jubilación, es cuando declaras al mundo que dejas la edad productiva “aparentemente”. La otra pérdida es la pérdida orgánica, tal vez, empezar con los ojos, enfermedades, existe un estudio interesantísimo, donde se medía la ejecución en personas mayores y en jóvenes, el punto de quiebre era la velocidad, pero no la ejecución. Las actividades realizadas por los jóvenes eran rápidas, pero los resultados eran medianos; las personas mayores lo hacían más lento, pero el éxito era mayor en cuanto a la delicadeza de la ejecución.

El reto a esta edad es cambiar, decía Sigmund Freud, el duelo es vestirte de lo que estás perdiendo e investirte de esta nueva realidad. Perdemos cosas muy evidentes, acéptalas, tal vez no puedas correr, pero eso no te hace mejor, ni peor. Entonces envístete de aquello que te permita seguir desarrollándote. El crecimiento intelectual y espiritual se termina 10 minutos después de que nos entierran.

¿Cómo acompañar y comprender la autonomía de los adultos mayores?

Hay un falso concepto del amor en el cuidado, “yo te amo tanto, que hago todo por ti”. Esto está muy lejos de la verdad, no importando la edad, la autonomía se debe de conservar siempre.  En qué momento dejas tu vida en manos de tus hijos, por mucho que los ames, en que momento ellos tomarán las decisiones que son importantes para tu existencia, vender la casa, cambiarte de ciudad, etc. En nombre del amor hacemos muchas barbaridades, la pregunta que hay que hacernos es ¿cómo me gustaría a mí que me demostraron el amor? La mejor respuesta es, con respeto y autonomía.

El amor va mucho más allá de tener a una persona bien comida, bien vestida y bien tapada. El amor trasciende en la medida en que dejemos una huella.

Es indispensable poder decirle a tus hijos, familiares cómo quieres morir, platicar desde la calma que quieres hacer con tus posesiones, con tus relaciones.  ¿Tienes el tiempo para planear un viaje? Entonces, porque no te das el tiempo para planear tu vida desde la serenidad.

¿Cómo podemos ser adultos mayores autónomos y realizados?

El ser mayor no significa que todo está perdido, al contrario, es lo que en la música se llama in crescendo. Piensa que deseas de tu vida, ten un libro en buró que quieras leer, una actividad a desarrollar y no lo veas como una decadencia. Mira para arriba, sigue activo y ten un proyecto de vida, no importa lo grande o pequeño que sea, un proyecto con el cual te vayas sin haberlo terminado. Acuérdate que vivirás 10 minutos después de haber sido enterrado y vivirás por siempre en los corazones de las personas por muchos años más, si llevaste una vida amorosa y comprometida.

Enlace50

Una comunidad que celebra la plenitud y te enlaza con lo importante: salud, educación, trabajo, amigos, viajes, bienestar.

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Publicidad

Publicidad

Síguenos en: