Mente

Cultivar la serenidad

Por: Psicólogo José Ricardo Franco

Desde pequeño siempre tuve interés de conocer porque la gente se comportaba como se comportaba, tuve mucho interés por la psicología y por la antropología, primero estudié psicología y me formé como psicólogo clínico, he trabajado con poblaciones adolescentes, población adulta, adulto mayor. También quise  sumar a mi formación un conocimiento más trascendental como es la antropología social y cultural, esto me ha ayudado a hacer una combinación de conceptos, de ideologías, de filosofías de vida, que hoy por hoy me ayudan a poder trabajar en esta orientación y este compromiso de vida que es contribuir a que las personas logren equilibrio emocional, bienestar emocional y paz en el corazón y en el alma.

¿Qué significa trabajar la psicología del alma?

Es encontrar la serenidad interior en un estado de paz profunda, un equilibrio emocional que además trasciende las turbulencias externas y cuando hablo de turbulencias externas hablo de problemas, de las situaciones que día a día se nos presentan pero que a veces pueden ser más profundas, más dolorosas o más álgidas para algunas personas, entonces en esencia hablar de serenidad interior es la capacidad de mantener la calma y tener claridad mental incluso en medio de las adversidades, este estado no implica la ausencia de desafíos y quiero quiero ser claro en eso porque a veces pensamos que la serenidad interior es paz total, creo que un estado de serenidad interior implica aceptar los desafíos pero también tener la habilidad de enfrentarlos con una mente tranquila y un corazón sereno, quiere decir que tengo derecho a sentir rabia, mal humor, pero tengo también la capacidad de reencontrar y redireccionar mis condiciones para sentirme bien, es decir, no quedarme en el dolor, no quedarme en la rabia, no quedarme en el malestar, ahí es donde está la serenidad interior y creo que esto es muy importante entenderlo de esa manera porque a veces pensamos que serenidad total es hacer OM y no está mal pero creo desde una perspectiva psicológica es tener mente tranquila y corazón sereno para enfrentar las situaciones del día a día.

¿Qué te han enseñado los años?

A aceptarme, a entender las diferencias, a entender que la vida moderna llena de presiones y constantes cambios cada día me trae un aprendizaje, he aprendido a soltar, he aprendido a mantener lo que me hace feliz. He aprendido que la vida es un camino que hay que disfrutar durante ese proceso y no al final, a veces pensamos que la felicidad está al final, la felicidad es el hoy, es el ahora, es el aquí, es las personas que me rodean. Eso he aprendido a través de la vida, a través de mi profesión, del ejercicio de la psicología de la antropología y del contacto permanente con las personas.

Culturalmente se nos ha enseñado a vivir para otros y por otros y muy pocas veces se nos enseña a vivir para nosotros mismos y yo creo que esa es la razón por la cual vivimos apegados al exterior, al que dirán, al afecto de otras personas, cuando el afecto más importante es el propio, cuando la opinión más importante es la propia, cuando el alma habla, cuando el espíritu habla, ahí está la verdad pero a veces buscamos la opinión de otras personas para seguir el camino de la vida. Hoy es un momento importante para aprender a escucharnos y aprender a vivir con esa realidad interna.

En la vida moderna donde las demandas y presiones son constantes, la serenidad interior se presenta como una herramienta invaluable, sirve como un faro que nos va a guiar a través de las tormentas del día a día, ofreciendo un sustento, un polo a tierra sólida ante esa incertidumbre y el caos que a veces podemos llegar a tener. Cultivar la serenidad interior es fomentar la estabilidad emocional y yo creo que con esto también se reduce el estrés y se promueve un sentido más profundo de bienestar. Cuando vemos que ya la curva va en caída por la edad, se incrementan preocupaciones, mucha ansiedad, depresión y por eso es muy importante encontrar esa serenidad, es un faro que nos va a llevar a encontrar luz en este camino.

Cuando la gente se jubila es un júbilo, es un honor a la vida, a uno mismo, a lo que logró a través de su vida productiva, yo rescataría esa palabra y no utilizaría tanto la palabra pensionado.

Cultivar nuestra serenidad es lo que los japoneses llaman Ikigai, es la palabra que los japoneses utilizan cuando se les pregunta por qué viven tanto, el Ikigai es lo que todo ser debería buscar en su vida, ese bienestar, esa tranquilidad, yo homólogo serenidad interior a ese Ikigai que los japoneses utilizan. No pensemos que la vida es lineal, la vida es dinámica y necesita del cambio como parte de su proceso.

La vida es un espiral, es un una experiencia de continuos cambios y movimientos, eso es lo que hace sentir vivas a las personas.

¿Cómo podemos cultivar nuestra serenidad?

La serenidad interior no se limita a un grupo específico, porque también podemos decir que solo es para personas mayores y no, es una necesidad universal, cualquier persona que busca una mayor calidad de vida puede beneficiarse de trabajar en su serenidad interior y en un mundo donde la rapidez, la interconexión dominan, encontrar momentos de calma se vuelve esencial para mantener la salud mental y emocional.

Algunos aspectos que pueden ser prácticas claves para alcanzar una serenidad interior:

  1. El mindfulness y la atención plena, creo que dedicar tiempo cada día para estar plenamente presentes en el momento, en el aquí y en el ahora es prestar atención plena a través de la meditación o simplemente prestando atención a las actividades diarias puede ayudarnos a cultivar la serenidad. Recordemos que la mente en el pasado nos trae depresión y la mente en el futuro nos trae ansiedad, vivamos en la hora ese mindfulness de atención plena, es clave para encontrar esto que buscamos.
  2. Recomiendo tener una respiración consciente, muy poca pocas personas somos conscientes de la calidad de la respiración, respiramos como algo mecánico, la práctica de la respiración consciente toma unos minutos para tomar conciencia. En algún momento del día tomemos unos minutos para respirar profundamente, inhalando, sosteniendo y respirando lo más lento posible, eso nos va a ayudar a enfocarnos en ese aquí y en ahora, nos ayuda a calmarnos y a restablecer la conexión con el cuerpo, con nuestro ser interno.
  3. El tercer aspecto y quizá muy complejo para nosotros los latinos es la aceptación y el desapego, aprender a aceptar las circunstancias cada momento, en cada etapa de la vida y además porque son aspectos que no podemos cambiar y también a soltar aquello que está fuera de nuestro control. Soltar es abandonar apegos innecesarios, relaciones con objetos, con personas, con espacios que no nos hacen felices, que solamente nos dan seguridad. Invito a que hagamos el ejercicio del desapego como una forma también de encontrarse seguridad en nosotros y no en el afuera.
  4. Hablemos del tiempo en la naturaleza, conectarnos con ella, salir al aire libre, dar paseos en entornos naturales, disfrutar del silencio puede ser una fuente muy poderosa de serenidad. Siempre estamos buscando sonido como una forma de compañía pero el silencio y la serenidad del silencio es una fuente muy poderosa para encontrar equilibrio y balance.
  5. Recomiendo gratitud y positividad. La práctica de la gratitud diaria es esencial, reflexionar sobre las cosas positivas de la vida, sobre lo que tenemos, no sobre lo que nos hace falta. Mantener una perspectiva positiva contribuye mucho y de manera muy significativa a la serenidad interior. Ser agradecidos de todo lo que tenemos, por la vida, por lo que disfrutamos, el poder sentir, el poder oler, el poder ver, son situaciones que sí hay que agradecer.
  6. Un sexto aspecto es establecer límites, aprender a decir no cuando sea necesario. Establecer límites es esencial y sé que llega un momento en la vida en que a veces nos cuesta decir no por tener bienestar con las personas o aceptación social, pero establecer límites a partir del decir no es esencial para mantener la armonía interna.
  7. Un séptimo aspecto es el cuidado personal, tiempo para cuidar de nosotros mismos, ya sea a través de actividades que disfrutamos como leer, tomar baños relajantes, practicar un hobby. El autocuidado es fundamental para la serenidad, el darnos gusto, el entender que tenemos derecho a un espacio propio a hacer lo que nos gusta, a disfrutar lo que nos gusta es parte también de encontrar serenidad y balance.
  8. Otro aspecto  son las prácticas espirituales que reúnan aspectos de interés para nosotros y que resuenen con nosotros mismos, como la meditación guiada, el yoga, la reflexión, la oración, son prácticas que pueden ayudarnos a encontrar un sentido más profundo y paz interior. Estos aspectos resumen que cultivar la serenidad interior es un proceso gradual que requiere compromiso y práctica constante con nosotros, con el aquí y con el ahora, con el momento, con lo que tenemos y cuando integramos esas prácticas se establece un camino para experimentar una mayor calma, mayor claridad y mayor bienestar emocional.

¿Qué caminos has encontrado para aprender el desapego?

Aprender a aceptar y soltar las cosas que no podemos cambiar es entender que solo somos humanos y como tal nos debemos aceptar y comportar, a veces queremos tener el control de todo y de todos y el desapego no implica el desamor. Desapegarme no es eliminar el amor que tengo por alguien o por algo, significa entender que es algo situacional, en mi vida las personas son situacionales las experiencias son situacionales, las cosas que están en mi vida son situacionales y siempre estamos haciendo renuncias de manera no consciente, pasar de niño a adolescente es renunciar a la infancia, pasar de adolescente a la adultez es renunciar a la adolescencia, cada día estamos haciendo renuncias que a veces nos cuestan y nos quedamos anclados pero es necesario entender que si queremos encontrar este proceso de paz, de equilibrio, es preciso vaciar para volver a llenar de nuevas experiencias y soltar habiendo entendido que saqué el mejor provecho de esa experiencia, de esa situación, de esa relación, es lo más maravilloso.

Desapego no es desamor, hay personas que están viviendo relaciones de mucho tiempo, de las que no se pueden separar, son matrimonios que llevan 50-60 años de casados y que simplemente por cuestiones económicas no hay manera de que se de que se separen. Es importante entender si lo que se sigue manteniendo en esas relaciones es verdadero amor o es costumbre o es un código cultural o un código social y con esto no quiero decir que las personas tengan que separarse pero es importante entender que que las relaciones cambian, cambiamos todos los días.

Cuando aceptamos el cambio como un proceso natural y esencial de la vida entendemos que las relaciones cambian, que las personas cambian. Bien lo decía Darwin: no es la persona más fuerte y la más inteligente la que sobrevive, es el que mejor se adapta. Ahí está el secreto de la felicidad, del bienestar, pero sobre todo de la salud, porque las personas que no se adaptan con facilidad, son las más enfermas porque viven con mucho estrés. He estudiado algo que se llama psiconeuroendocrinoinmunología y los pensamientos activan el cerebro, se activa la bioquímica neuronal y por ende toda la parte inmunológica y cuando tenemos pensamientos de estrés y de malestar le estamos dando entrada a las enfermedades.

¿Cómo nos invitas a la reflexión?

A través de un sencillo ejercicio, cuántas veces te has escrito una carta a ti misma, a ti mismo. Nos enseñaron que es bonito escribirle cartas a las personas, a los amores, a los familiares, pero yo te digo, qué tal si hacemos una carta para nosotros mismos, en donde nos digamos las verdades de corazón, esas verdades que nacen aquí en el alma y que tenemos guardadas. Compremos una libreta pequeña y todos los días escribamos una carta para mí, para mi niño interior, para mi niña interior, qué le dirías. ¿Qué recomendación le darías a tu yo del pasado? ¿Qué dejaste de hacer por hacer felices a otros? ¿Qué te hacía feliz de niño de niña? ¿Qué dejaste de hacer? Son preguntas que cuando las respondo en una carta dirigida a mí mismo encuentro sanación, encuentro la posibilidad de expresar aquello que no he podido hacer por muchos motivos o porque no he encontrado el momento, la forma o la persona y cuando lo escribimos y lo leemos sanamos el alma.

Enlace50 MVS Radioq

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Alianzas

Alianzas

enlace-footerr

Enlace 50 es una comunidad que celebra la vida y te enlaza con lo más importante en esta etapa de plenitud: salud, educación, trabajo, proyectos, amigos, viajes, medicina, pasiones, bienestar físico y emocional. Es un espacio de encuentros, reencuentros, respuestas y conexiones para aprovechar décadas de experiencia y marcar una diferencia en nuestro país. Te enlazamos con lo que te hace sentir bien en mente, cuerpo y alma. Contigo mismo. La edad es lo de menos, la actitud es esencial. Porque lo mejor de la vida empieza hoy. ¡Bienvenido! “Recuerda que nunca es tarde para perseguir tus pasiones y crearte la vida que quieres vivir”.

Tweets Recientes

Que fortuna ser parte de este movimiento creador de acciones y propuestas por expertos en el bienestar integral de las personas mayores de hoy y del futuro. Gracias Robinson Cuadros por el trabajo realizado en el Congreso Latinoamericano de Gerontología y Geriatría COMLAT 2023. pic.twitter.com/yfMFvMw7jX

El año pasado del Twitter de Enlace50 vía Twitter for Android · responder · retuitear · favorito