Alma

De qué se trata la vida

Por: Dra. Margarita Roach

¿Qué te han enseñado los 90 años de vida?

Me han enseñado gratitud, estoy muy agradecida de vivir 90 años de la forma que los he vivido, me siento muy contenta y con una gran experiencia de vida que ha valido la pena.

¿Por qué estudiaste psicología?

Yo estudiaba preparatoria y mi papá siempre fue mi ídolo porque él me empujó a ser profesionista en una época que no se usaba que las mujeres estudiáramos. Yo había tomado clases de psicología con un maestro maravilloso que se llamaba Oswaldo Robles, autor de varios libros de psicología y él me había dicho: yo a usted coleguita la voy a querer de psicóloga. Me gradué de bachillerato en Bellas Artes y luego me quedé pensando que lo que me tocaba era cuidar a mis hermanitas, zurcir los calcetines de mis hermanos y mi papá, pensaba que algún día vendría alguien a sacarme de esto, que me iba a enamorar, que me iba a casar y a tener mis propios hijos, ese era mi panorama y estaba yo muy feliz cuando un día se atraviesa a mi papá y me dice: tú vas a estudiar en una universidad de los padres Jesuitas. Los padres Jesuitas acaban de abrir una universidad. Mi papá me dijo: tú vas a ir a la Ibero, que entonces se llamaba Centro Cultural Universitario, me llevó, me inscribió y fui muy feliz, era lo que yo quería, yo no sabía que podía estudiar una carrera. Después hice la maestría y luego el doctorado.

A través de los años que has vivido y de lo que has escuchado ¿De qué trata la vida?

La vida trata de la felicidad y de la infelicidad. Escogí trabajar con el dolor, con la infelicidad y tratar de ayudar. He aprendido que hay que saber llevar el dolor y hay que saber encontrar la forma para calmarlo, para saber convivir con él porque en la vida hay dolor, te guste o no. No hay nadie que pase infraganti, se nos presenta con distintas caras, en distintos momentos y de la forma más inesperada. Nadie va encantado a pedir ayuda y no creo que haya un método para todos, no creo que haya un sistema que funcione de manera plural, cada persona es única, es irrepetible y es maravillosa aún en medio del dolor.

¿Qué nos aconsejas a las personas que estamos haciendo esta travesía en estos momentos? A las personas mayores, a los adultos mayores jóvenes.

Para empezar, quizá un análisis real sobre de qué es tu dolor,  por ejemplo las dificultades con el marido o las dificultades con los hijos y analizarlo. Analizar qué parte te corresponde a ti y cuál es la que no te corresponde y no puedes hacer mucho más que tener fe en que las cosas van a cambiar, pero sí puedes hacer cuando menos un análisis personal  para que con eso puedas hacer algún cambio, el que sea necesario.

Conforme vamos envejeciendo se van presentando diferentes situaciones, diferentes tipos de problemas.

¿Qué herramientas crees que debemos de buscar los que estamos empezando en ese camino para estar como tú cuando tengamos 90?

Yo no soy ningún ejemplo, ojalá tuviera en mis manos la llave de la felicidad. No te puedo dar un remedio universal, ahora en terapia por ejemplo una chica acaba de perder a su padre y su madre, ese es un dolor terrible, hay que ayudarle a vivir el duelo, ayudarla a sentir que es autosuficiente, que puede vivir sin ellos, es muy distinto de lo que yo vivo ahora pero porque ya lo viví puedo comunicarme de alguna manera con ella.

Tienes que ser muy valiente y yo creo que todos lo somos en el fondo, lo que pasa es que a veces nos minimizamos y nos sentimos cobardes o desechos y siempre hay una esperanza, siempre hay una fortaleza y en eso tenemos que confiar, en nuestra propia fortaleza. A veces depende mucho de nosotros, a veces de las personas que nos rodean, nunca estamos solos, eso es algo bien bonito. Las personas a veces se sienten muy solas y siempre hay alguien en quien confiar y pedir ayuda y no necesariamente un psicólogo.

Tener una mente abierta es absolutamente indispensable, en mi trabajo si no la tienen cuando menos un poquito abiertita no van. Mis amigas todas son de mente abierta, están listas a lo que venga, a veces con dolor, a veces con alegría, a veces con lo que la vida nos trae pero la mente cerrada no funciona.

Háblanos del valor de tener amigas y amigos.

Amigos sí tengo, es difícil, primero porque se me han muerto los amigos hombres, me queda uno de todos y ya casi ni nos vemos, de mis amigas hay de todo, hay gente joven, hay gente madura y hay gente vieja también. Tengo dos muy buenas amigas de mi edad, nos hablamos cuando menos una vez por semana porque estamos lejos. Es lindo tener amigas, es maravilloso, te enriquece, te da otros puntos de vista y mucha esperanza en el futuro. Aunque yo ya no tengo mucho, espero morirme bien, pero mientras me muero puedo tratar de ayudar porque creo que tengo todavía las herramientas y la experiencia para poderlo hacerlo.

De repente siento que es como una como una montaña rusa, que ahí estás viendo pasar todo, sabiendo lo que le sucede a tus hijos, a tus nietos,  como que tiene uno que echarse un poquito para atrás, la vida es la que te está enseñando a echarte un poquito para atrás, ver observar y a veces callar porque nadie te está preguntando, es muy difícil no meter tu cuchara cuando ves que según tú es necesario y entonces te vuelves menos imprudente.

Yo tengo mucha fe, soy muy religiosa, sí creo que puede uno pedir allí arriba, quién sabe a quién pero que nos va a oír.

Es muy duro darte cuenta que ya nadie pide tu consejo, pero me siento muy estimada, muy querida y respetada. Tengo una familia maravillosa, pero de todas maneras ya no soy número uno, eso es difícil. Yo escucho a muchas personas mayores que se sienten invisibles y para recuperar esa integridad y esa autoestima debemos meternos más en nosotros mismos, a mí me ha funcionado.

Toca quedarte callada si nadie te pregunta, pero cuando te hablan pues entonces sí te descoses. En la familia es donde  se dedican mucho a cuidarte y debes que tener una gratitud enorme. Yo tengo a bien caerme a cada rato, no es por mi gusto, me he dado unos trancazos terribles, a mis hijos les preocupa mucho y me están preguntando y me atienden y eso me provoca gratitud pero al mismo tiempo quisieras que te consideren como una persona normal. Eso de sentir que todo mundo te quiere cuidar porque ya estás viejita duele, lo agradeces pero duele.

¿Qué es lo que más te ha gustado de la vida?

He tenido mis momentos preciosos, he tenido mis momentos tristes pero todavía me gusta vivir a esta edad. Vivir es ver cómo amanece, ver cómo anochece, ir a una comida, platicar con una amiga o estar sola de repente, la soledad es necesaria, te hace confrontarte con cosas. Cuando eres joven no tienes tiempo de ver la soledad pero cuando estás hecha una vieja tienes bastante tiempo para verla, apreciarla y sacar ventaja de ella. Me gusta más la compañía, he sido muy sociable pero tengo mis momentos sola. Tengo muchas ilusiones pero ya no son las mismas de antes, antes me encantaba viajar, conocer lugares, gente nueva. Yo ahora tengo grandes ilusiones, ahora son mis nietos que están viviendo una etapa de su vida padrísima, con sus altas y sus bajas, yo vivo a través de ellos, eso me sigue entusiasmando, la vida de mis nietos y de mis hijos porque sigues aprendiendo.

¿Qué hay de la Margarita que se sacó la lotería?

Me la gané a los 23 años, ya había acabado la carrera. Llegó en el momento preciso, en el momento que pude pedir permiso en mi trabajo y me lo dieron encantados. Trabajaba yo en el Instituto Patria como psicóloga y en la Ibero como maestra, me felicitaron porque me la había sacado y me fui a pasear un año por todo el mundo. Lo primero que que quería era que todo el mundo que yo quería lo supiera, desde un tío que estaba muy viejito que me acuerdo era español y le dije me voy a Europa, qué quieres y me pidió una boina vasca y si mi familia no me pedía yo inventaba para darles algo. Le doy muchas gracias a Dios de que pude dar. Llega al momento que eres más rica de lo que tú crees que fuiste.

A lo mejor por eso todavía no me he muerto, todavía tengo muchísimo que dar.

Enlace50 MVS Radioq

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Alianzas

Alianzas

enlace-footerr

Enlace 50 es una comunidad que celebra la vida y te enlaza con lo más importante en esta etapa de plenitud: salud, educación, trabajo, proyectos, amigos, viajes, medicina, pasiones, bienestar físico y emocional. Es un espacio de encuentros, reencuentros, respuestas y conexiones para aprovechar décadas de experiencia y marcar una diferencia en nuestro país. Te enlazamos con lo que te hace sentir bien en mente, cuerpo y alma. Contigo mismo. La edad es lo de menos, la actitud es esencial. Porque lo mejor de la vida empieza hoy. ¡Bienvenido! “Recuerda que nunca es tarde para perseguir tus pasiones y crearte la vida que quieres vivir”.

Tweets Recientes

Que fortuna ser parte de este movimiento creador de acciones y propuestas por expertos en el bienestar integral de las personas mayores de hoy y del futuro. Gracias Robinson Cuadros por el trabajo realizado en el Congreso Latinoamericano de Gerontología y Geriatría COMLAT 2023. pic.twitter.com/yfMFvMw7jX

El año pasado del Twitter de Enlace50 vía Twitter for Android · responder · retuitear · favorito