Cuerpo

¿Por qué somatizamos?

Con la Psicoterapeuta Shulamit Graber

Soy una apasionada de mi profesión y una curiosa de historias de vida. Soy una mujer afortunada porque lo que hago me fascina. Soy terapeuta de pareja y familia con una especialidad en trauma y resiliencia, tengo un consultorio, creo mucho en la terapia de pareja y en la terapia individual.

¿Qué significa somatizar?

Somatizar es cuando tienes algún padecimiento físico, alguna enfermedad que médicamente no le encuentran un motivo pero tú te sientes mal. Es difícil porque no te creen y te revisan el colon, te revisan la vesícula, ya crees que te van a operar, te revisan todo y todo está perfecto.

Hay un autor holandés que se llama Bessel van der Kolk que se ha dedicado a estudiar esto y escribió un libro muy interesante, se llama El cuerpo lleva la cuenta, fue de los pioneros en este tema sobre que el cuerpo va llevando la cuenta de lo que vivimos, de lo que no vivimos, de lo que no resolvemos, de lo que si resolvemos. Muchas veces vivimos una experiencia que no queremos retomar, que no queremos trabajar en terapia, pero les tengo una malísima noticia: las emociones no se evaporan, a lo que vivimos no le podemos dar carpetazo, la vida no se vive con borrador, en algún lugar se queda guardado y en el momento menos lógico, en el momento que menos te imaginas el cuerpo habla, esa es la somatización. Vamos a poner un ejemplo y es de un tema personal, hace como 4 meses empecé con un dolor muy fuerte, de mediados de la espalda por la cintura y me regresaba hasta la mitad del cuerpo, era como un cinturón y era un dolor muy fuerte. Yo nunca he somatizado en mi vida, me negaba a pensar que lo estaba haciendo. Lo primero que hice fue tomarme un desinflamante, hacer tres días de dieta blanda, pero no se me quitaba el dolor, era soportable pero continuo. Fui a ver a un gastroenterologo y me dijo que lo más probable es que fuera la vesícula. Me mandaron a hacer un ultrasonido de vesícula, salió que mi vesícula estaba perfecta, me mandaron a hacer análisis del hígado, resultó ser que estaba perfecto y me mandaron a hacer un ultrasonido de los órganos del abdomen y encontraron una inflamación terrible del colon. Me decía el radiólogo está tan lleno de gas que no puedo ver más allá. Ustedes saben que la inflamación del colon  tiene que ver con algo emocional y yo decía pero estoy perfecta, no estoy viviendo nada malo. Resulta que yo iba a viajar al extranjero representando a México, iba a dar una conferencia magistral muy importante y estaba muy agobiada de trabajo, soy muy obsesiva y perfeccionista, me estaba preocupando demasiado. Resulta que cuando dije qué más está pasando en mi vida e hice una meditación profunda, hasta hablé con unas colegas terapeutas porque el dolor era muy duro, lo que me contestó el doctor cuando le llevé los resultados es que debía estar pasando por una etapa de alto estrés que no estaba queriendo reconocer. No le había dado crédito a este evento en mi vida que era muy significativo porque era representar a un país en el extranjero, en un idioma que no es el mío. Me senté a preparar mi conferencia, la terminé y la mandé. Al otro día se me quitó el dolor.

¿Qué te han enseñado los años?

Lo más importante que me han enseñado es que lo que no trabajas en tu vida, te va a alcanzar si no rompes el mito de recibir ayuda. A ver por qué cuando te duele la panza, cuando te duele la cabeza, cuando te duele el corazón vas al especialista, al cardiólogo y por qué cuando te duele una emoción o tienes un pensamiento tóxico o una relación que no sirve no acudes. A mí lo que los años me han enseñado es que la salud mental y la salud emocional deben ser parte de tu canasta básica. Las emociones no se evaporan y los pensamientos tóxicos reiterativos intoxican. La gente todavía no tiene esa cultura, pero vamos en camino.

Hay que hacernos preguntas. ¿Cómo buscaría yo una mejor versión de mí misma? El ser humano no es perfecto pero si es perfectible, nos podemos pulir. Si hoy no soy feliz, si vivo en modalidad tristeza, nostalgia, preocupación, si tengo mi alma y mi corazón lleno de recor, si no he reparado sucesos de mi vida, para qué vale la pena seguir viviendo así.

Creo tanto en la terapia, creo tanto en la sanación, creo tanto en que sí se puede sanar. Lo que nos pasa a veces no lo podemos controlar, a veces somos víctimas de muchas cosas, de que te asalten, pero elaborar, procesar, resignificar y acomodar lo que vives sí es responsabilidad de quien lo vive. Lo que te pasa en la vida es solo el 10%, el 90% es lo que haces con lo que te pasa, imagínate todo lo que puedes trabajar, sanar y hacer. Nunca es tarde para hacer un trabajo personal, yo he tenido gente que viene a los 80 años y dice quiero sanar, sanar vínculos y conectando con nuestro tema de la somatización, la gente más sana en su edad adulta, la gente que va a vivir más años es la gente que tiene más salud mental y emocional porque te enfermas menos, eres más feliz, así de simple.

Hay un proceso para llegar lograr la transformación, haz lo que quieras pero que te sirva. Puede ser terapia, te puede servir meditar, hacer caminatas de silencio, hacer retiros espirituales, lo que te sirva pero haz algo.

Que poca conexión a veces tenemos de validar lo que estamos viviendo y el impacto que está teniendo, no hay que minimizar, no hay que tirar en costal roto, muchas veces no queremos voltear a verlo. Qué tan seguido nos hacemos preguntas: qué me está pasando, cómo me estoy sintiendo, qué cosas no me están gustando de mi vida, qué cosas quiero hacer mejor, qué parte de mi salud emocional tengo desatendida, qué parte de mi salud física tengo desatendida. Somos un todo, somos una parte integral y si no nos atendemos integralmente siempre va a haber una parte desnivelada.

Hablanos sobre las creencias.

Las creencias son para mí el tema fundamental de todo lo que nos pasa en la vida. La vida es una pirámide, en la base están las creencias. Todo lo que hacemos los seres humanos parte de una creencia, de hecho hay autores que han dicho que las creencias equivalen a lo emocional, como los genes a lo físico. Toda creencia origina un pensamiento, porque yo creo en lo que creo pienso como pienso, eso genera una emoción y es una acción. Porque yo creo que mi dolor de colón no tiene que ver con nada pienso que ir al doctor es una tontería y que se me va a pasar, genero una emoción de incertidumbre, de duda y mi acción es no hacer nada. A mí me han preguntado que cómo definiría qué es la terapia y he llegado a una conclusión: es el arte de deconstruir tus creencias rígidas. Estamos llenos de creencias pero no nos podemos quedar sin creencias porque no te puedes quedar sin genes porque son nuestro marco de referencia, nos sentiríamos sin algo que nos contenga, nos dan pertenencia a este mundo. Lo más importante en la vida es ver qué creencias son tuyas y quieres seguir con ellas y cuáles vienes jalando de generaciones, de la abuela, la tía, el tío y tú la sigues cargando y sigues actuando en base a ellas y te perjudican, no son tuyas pero no te das cuenta. Las creencias y las somatización van de la mano porque cuando tu somatizas algo y no crees que tiene conexión con lo emocional no lo atiendes como lo tendrías que atender y te enfermas física y emocionalmente.

Nos están poniendo unos retos muy fuertes a las personas de esta etapa, nos educaron sobre que las cosas son de determinada manera y ahora nuestros hijos nos están mostrando que hay muchas formas de hacer la cosas y de estar en la vida.

Les recomiendo un ejercicio que a mí me fascina, haz tres columnas, en la primera columna pon bullets de todo lo que crees, todas tus creencias, haasta las más rídiculas. Es para ti.

En la segunda columna ve poniendo junto a cada creencia, de dónde viene, este es un ejercicio muy sanador, puede ser que sea que la creencia sea tuya y ya no la quieras, no importa. Puede ser de tu abuelo, de tu tía, de tu papá, siempre vas a descubrir cosas increíbles.

En la tercera columna elige con qué creencias que anotaste te quieres quedar, porque no todas las creencias que vienen de otras generaciones o de otros lados son negativas. Hay muy buenas creencias que nos han ayudado a estar donde estamos. Con las que no te quieres quedar haz el ritual que quieras para desecharlas. Yo he hecho rituales con pacientes en los que hacemos una fogata y quemamos el papel. Tenemos que viajar más ligero en nuestra maleta de creencias. Quitarlas porque ya no te sirven, le sirvieron a los abuelos, a otras generaciones, pero tú tienes el derecho hoy de tirar las que no te sirven y quedarte con las que te sirven. Tienes que hacer un ritual visual donde esas creencias las entierres y ya no estén en ti.

Quiero creer que tengo 30 años más de vida y que nunca es tarde para elegir como quiero vivirlos. Hoy quiero darme otro lugar y lo necesito. Nunca es tarde para resignificar tu vida, no importa la edad. Esto es una opinión muy personal de mi experiencia como terapeuta, si no limpias tus creencias es muy difícil que puedas avanzar. Las creencias son un ancla.

Tengo muchísima gente de nuestra edad que está en un dilema existencial porque hoy han cambiado mucho las generaciones y los abuelos se han vuelto los cuidadores de los nietos y hay muchas mujeres muy desesperadas porque no tienen vida, porque hoy te dejan a los nietos. Hay un abuso, hay muchas mujeres que no pueden poner límites y han caído en depresión porque no tienen vida, es una creencia de que nuestro rol primario tendría que ser el de buenas esposas, buenas madres y buenas abuelas y si los hijos necesitan algo lo tienes que poner por sobre todo, esa es una creencia equivocada. Tú tienes derecho a tener una vida y tienes derecho a decir a veces no puedo o no quiero. Hay que aprender a poner límites, nunca es tarde para aprender a ponerlos. Si no tenemos la conciencia de qué es lo que está estorbando y hacia dónde vamos, haces más de lo mismo.

¿Tú crees que las crisis corresponden a diferentes edades?

Trato a mucha gente de 60-70años y una de las preguntas es ¿Tendré derecho a una vida? Vives agobiada cumpliendo con todo, porque ya eres una generación que tienes una descendencia abajo, sientes que esa es tu misión y es muy duro.

Tienes derecho a tener tu vida, otra de las crisis importantes que veo es el contacto con con la vejez, hay gente que no es como tú y como yo que decimos nuestra edad y yo la digo con mucho orgullo y pienso que me falta un montón por vivir. Pero hay gente que va al revés, gente que siente que se le está acabando la vida y está en angustia, en ansiedad y otra crisis existencial que veo es que no se pudo desprender de una pareja tóxica, que no tiene un proyecto de vida. Hay un vacío y es algo muy grave porque el el proyecto de vida es importantísimo.

Nunca es tarde para encontrar un proyecto de vida, conozco gente que a sus 70-80 ha encontrado su verdadera pasión y ha emprendido un proyecto increíble. Todo eso también tiene que ver con las creencias porque si crees que es tarde pues allí en la base de tu pirámide tienes la cerradura que te tiene preso.

¿Todos tenemos trauma?

Un trauma no necesariamente es una tragedia, es cualquier crisis de vida que te paralizó y todos hemos pasado por algo así, en nuestra adolescencia, en nuestra adultez, es una crisis que en algún momento de tu vida no resolviste y sigue echando chispazos a tu conciencia y te afecta en todas tus relaciones y en tu forma de ver la vida o en alguna parte de tu vida.

Primero necesitas reconocer que hay algo que no está funcionando bien en tu vida y tienes que aprender a escuchar al cuerpo, a la mente. Cuando sientes que no eres feliz, te sientes con dudas ve a terapia porque a veces no lo descubre solo. La especialidad en trauma es descubrir qué son esas huellas o esas historias que te están atorando y te están paralizando.

Nuestra edad es la edad de la sabiduría, tenemos un cúmulo de cosas que compartir.

Instagram y Facebook: Shulamit Graber Psicoterapeuta

www.shulamitgraber.com.mx

Enlace50 MVS Radioq

Agregar Comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Alianzas

Alianzas

enlace-footerr

Enlace 50 es una comunidad que celebra la vida y te enlaza con lo más importante en esta etapa de plenitud: salud, educación, trabajo, proyectos, amigos, viajes, medicina, pasiones, bienestar físico y emocional. Es un espacio de encuentros, reencuentros, respuestas y conexiones para aprovechar décadas de experiencia y marcar una diferencia en nuestro país. Te enlazamos con lo que te hace sentir bien en mente, cuerpo y alma. Contigo mismo. La edad es lo de menos, la actitud es esencial. Porque lo mejor de la vida empieza hoy. ¡Bienvenido! “Recuerda que nunca es tarde para perseguir tus pasiones y crearte la vida que quieres vivir”.

Tweets Recientes

Que fortuna ser parte de este movimiento creador de acciones y propuestas por expertos en el bienestar integral de las personas mayores de hoy y del futuro. Gracias Robinson Cuadros por el trabajo realizado en el Congreso Latinoamericano de Gerontología y Geriatría COMLAT 2023. pic.twitter.com/yfMFvMw7jX

Hace alrededor de 10 meses del Twitter de Enlace50 vía Twitter for Android · responder · retuitear · favorito